Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Sigue nuestro canal YouTube  
 
 
 
 
 
 

Riesgos de inyectarse las arañas vasculares

La escleroterapia es el mejor método para tratar las arañas vasculares
Las arañas vasculares, también conocidas como estallidos de cohete, arañitas o teleangiectasias son una forma de insuficiencia venosa superficial muy frecuente que afecta a gran número de pacientes, particularmente mujeres, quienes buscan el mejor tratamiento para estas venas debido a razones estéticas (mejorar el aspecto de la piel de las piernas) o funcionales (evitar que sigan progresando hacia formas más severas de insuficiencia venosa y várices)

Los tratamientos disponibles para las arañas vasculares son muchos y muy variados por lo que el paciente debe ser estudiado adecuadamente para determinar cual es la mejor opción de tratamiento de las várices para su caso; concluídos todos los estudios de rigor la mayoría de los pacientes con teleangiectasias son tratados con escleroterapia como parte del abordaje terapéutico, siendo estas inyecciones de las várices uno de los tratamientos más efectivos e importantes para eliminar las indeseables arañítas vasculares.

Si bien se trata de un tratamiento efectivo y seguro, la escleroterapia no está exenta de riesgos y aún cuando estos son bajos es importante que los pacientes sepan las complicaciones potenciales de este método antes de decidir si desean que sus várices sean tratadas con esclerosis, así mismo es importante recordar que si bien estas complicaciones existen y ciertamente pueden ocurrir, el porcentaje de pacientes que las sufren es extremadamente bajo, siendo la tasa de complicaciones de la esclerosis de las venas menor del 2%.

Cuando ocurren, las complicaciones de las inyecciones de las arañitas vasculares puden ser:

Manchas en la piel
Dependiendo del agente esclerosante utilizado para inyectar las venas, su concentración y la reacción particular de cada paciente al fármaco, es posible que en el lugar donde antes estaba la vena aparezca luego de la inyección una mancha color pardo claro; cuando esto ocurre deben iniciarse cremas despigmentantes de inmediato, evitar la exposición a la luz solar y cambiar el fármaco de esclerosis (para evitar que aparezcan más manchas), en ocasiones es necesario aplicar láser con el objetivo de aclarar la piel y borrar la mancha.

Si bien el riesgo de manchas es bajo y suele estar asociado al uso de polidocanol con una concentración mayor al 1%, lo ideal es que la primera sesión de esclerosis se realice en un área oculta de la piel y no muy extensa para evaluar unos 10 días después si aparecen manchas o no; en caso de aparecer se descarta la esclerosis con polidocanol, optándose por el uso de dextrosa al 50% que si bien es un agente esclerosante menos efectivo, no es capaz de manchar la piel.

Trombosis Venosa Superficial
Cuando las venas tratadas tienen un diámetro superior a 1 mm y no se realiza suficiente compresión luego de la inyección de las venas es posible que se formen pequeños coágulos dentro de la vena inyectada; estos se sienten como pequeñas pelotitas dolorosas dentro de la vena y se asocian a dolor y enrojecimiento local; si esto ocurre los coágulos pueden evacuarse mediante punción y aspiración directa con una aguja de insulina (un tanto mayor que la aguja 30G empleada para la esclerosis)

Ulceras postesclerosisEn raras ocasiones, particularmente cuando se usa polidocanol y este entra en contacto con el subcutáneo debido a ruptura de la vena inyectada, pueden presentarse úlceras en la piel a consecuencia de la inyección de las várices; en estos casos es necesario un tratamiento inmediato y efectivo de la úlcera la cual, debido a sus características fisiopatológicas, tiende a ser difícil de cicatrizar, por ello es fundamental emplear concentraciones adecuadas del medicamento, usar inyectadoras del calibre adecuado (3 o 5 cc) y agujas del diámetro correcto (30G) a fin de evitar extravasación del agente esclerosante y por tanto la formación de úlceras.

Ante la posibilidad de cualquiera de estas complicaciones es comprensible que algunos pacientes duden en inyectarse las várices sin embargo, en manos de profesionales bien entrenados, con accesos a técnicas y materiales de primera calidad y tomando todas las medidas preventivas del caso, las posibilidades de presentar cualquier de estas (u otras complicaciones) es sumamente baja; aún así, si se presentaran, el médico flebólogo tiene la capacidad de identifcar precozmente la complicación y tratarla de manera que no queden secuelas funcionales ni estéticas por lo que los pacientes pueden esperar resultados positivos luego de la inyección de las várices aún en el improbable caso de alguna complicación; lo más importante es siempre acudir a profesionales certificados y entrenados que cuenten con las herramientas necesarias para manejar cualquier escenario eventual en este sentido.

22/08/2015

Artículo Original

Ver más noticias