Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Sigue nuestro canal YouTube  
 
 
 
 
 
 

Várices, no siempre responsables del dolor en las piernas

La presencia de várices en las piernas no siempre justifica los síntomas de dolor asociados
Uno de los motivos de consulta más frecuentes de los pacientes con várices es el dolor en miembros inferiores, un síntoma muy común con muchas causas posibles pero que en el paciente con várices suele asociarse casi de inmediato al problema venoso casi de manera automática.

Si bien es cierto que el paciente con venas varicosas puede presentar dolor en las piernas asociado a su condición vascular dicho dolor tiene ciertas características que lo hacen muy particular y obligan al médico a sospechar de las várices como las causantes del dolor; generalmente el dolor de origen venoso es difuso (aparece en toda la pierna) iniciando en las zonas más distantes (tobillos) y ascendiendo progresivamente a lo largo del día; además de esto el dolor suele ser opresivo o descrito como una sensación de peso en las piernas incrementándose a lo largo del día y mejorando cuando se elevan los miembros inferiores.

Cuando el dolor en las piernas tiene estas características y además existe insuficiencia venosa es muy probable que ambos estén asociados sin embargo cuando el dolor presenta otras características como aparición durante la marcha o mientras se está acostado, dolor punzante, dolor que comienza en los muslos y luego baja hacia los tobillos o sensación de ardor y hormigueo, lo más probable es que la causa del dolor no sean las várices aún cuando el paciente padezca de esta enfermedad.

Es muy importante recordar que no sólo las várices producen dolor, cuando este síntoma aparece debe considerarse también dolor de origen arterial (claudicación intermitente), asociado a problemas musculares o articulares e incluso a problemas que están fuera de la pierna pero que hacen que estas duelan como es el caso de las hernias discales y los sindromes de compresión radicular donde un nervio atrapado en la columna lumbar produce dolor en la pierna.

Dado que las causas de dolor en las piernas son tan variadas y en algunos casos implican riesgo potencial de pérdida de la extremidad (dolor de origen arterial) es muy importante que el paciente acuda al especialista siempre que se den estos síntomas; a su vez el médico debe estar preparado para poder identificar las características del dolor y evitar hacer la asociación automática entre dolor y várices ya que el hecho de coexistir várices con dolor en el mismo paciente no siempre implica que el dolor sea causado por las várices, incluso podrían darse situaciones donde en un mismo paciente coexisten dos causas de dolor en las piernas lo cual implica un reto diagnóstico dado que debe demontarse el rompecabezas clínico y determinar en que proporción cada entidad diagnosticada (várices, hernia discal, artrosis de rodilla, etc) contribuye con el dolor del paciente a fin de poder iniciar el tratamiento más adecuado para ese caso particular.

El dolor en las piernas no debe subestimarse ya que puede ser un signo de alarma de enfermedades que ponen en riesgo la vida del paciente, de allí la importancia de consultar con el especialista y seguir una secuencia diagnóstica coherente y ordenada que permita establecer la causa precisa del dolor y así tratar esa condición evitando complicaciones y mejorando la calidad de vida del paciente.

27-03-2015

Artículo Original

Ver más noticias