Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Sigue nuestro canal YouTube  
 
 
 
 
 
 

El Origen de la Ulcera Venosa

Las ulceras venosas se deben a un aumento de la presión venocapilar que condiciona isquemia relativa en el lecho ulceroso
Una de las complicaciones más molestas y difíciles de tratar de la insuficiencia venosa profunda son las úlceras varicosas, estas son heridas en la piel y partes blandas de la pierna, generalmente localizadas en la cara interna del tobillo, muy dolorosas que una vez que aparecen tienden a incrementar su extensión y profundidad sin cicatrizar a menos que se corrija el problema venoso subyacente.

Al ver una úlcera varicosa es difícil imagina como una vena enferma puede producir un daño de tanta magnitud en la piel y los tejidos blandos de la pierna; es simplemente asombroso ver como una vena puede destruir una pierna de una manera tal que interfiere con la calidad de vida del paciente e incluso puede llegar a poner en riesgo la integridad del miembro (riesgo de amputación) y hasta la vida del paciente (generalmente sepsis de punto de partida de partes blandas) pero ... ¿cómo se pasa de una várice a una úlcera venosa?

La respuesta a esta pregunta no es simple, mucho menos puede generalizarse sobre todo si se toma en cuenta que de los cientos de miles de pacientes con várices sólo unos pocos desarrollarán úlceras de origen venoso, cada paciente es particular y deben tomarse en cuenta múltiples variables como edad, estado nutricional, tiempo de evolución de las várices, insuficiencia venosa profunda asociada y antecedentes de trombosis venosa profunda por mencionar sólo algunos de ellos.

La conjunción de varios de estos factores fisiopatológicos lleva a que algunos pacientes presenten un aumento de la presión veno-capilar lo cual genera un isquemia relativa en la zona de la unión entre capilares arteriales y venosos condicionando necrosis (muerte) del tejido con el subsecuente desarrollo de una úlcera.

La explicación técnica puede ser un poco difícil de comprender si no se está familiarizado con hemodinamia por lo que para explicarlo más claro puede hacerse un símil con un restaurant que debe alimentar un número dado de comensales; este restaurant debe nutrir a los clientes con comida y bebida (en el caso del paciente el tejido enfermo son los comensales y el alimento son los nutrientes y oxígeno que aporta la sangre); para cumplir con su cometido el establecimiento cuenta con dos áreas de almacen, una donde se descargan la comida y los productos necesarios para preparar los platos y otro inmediatamente al lado donde se ubican todos los desechos que deben ser enviados a la basura (en este caso los desechos son las toxinas producidas por el metabolismo celular).

En condiciones normales entra al restaurant la comida y salen los desperdicios a una velocidad constante y regular lo cual hace que la dinámica cotidiana sea posible sin contratiempos, de repente un día ya los desechos no son eliminado a la velocidad normal sino más lento (lo que sucede cuando se enferma una vena es que el retorno venoso se enlentece y la sangre tarda más en salir del área enferma) lo que hace que se comiencen a acumular desechos y basura en el área del restaurant, conforme eso ocurre cada vez hay menos espacio para nueva mercancía (comida) y la que hay está contaminada por la basura vecina; repitiéndose esto día tras día cada vez hay menos capacidad de ingresar alimento nuevo y los comensales no reciben sus pedidos, incluso algunos de los que llegan a ser servidos obtienen viandas en mal estado, esto es el equivalente al aumento de la presión veno-capilar en la úlcera, es decir, sale menos sangre venosa (usada) lo cual demora la entrada de la sangre arterial (fresca) con la consiguiente acumulación de toxinas localmente y disminución del aporte de oxígeno y nutrientes ... en el caso del restaurant los comensales tienen la opción de ir a otro sitio pero en el cuerpo humano las células de la piel y las partes blandas que se encuentran adyacentes al área enferma no pueden moverse, ante esta situación (acumulación de toxinas y falta de oxígeno) estas célular comienzan a morir y se forma la úlcera.

Una vez formada es casi imposible que una úlcera venosa cierre expontáneamente dado que el oxígeno, proteínas y demás elementos necesarios no llegarán en catidad suficiente, así mismo el incremento de la presión venocapilar generará más tejido muerto creando un círculo vicioso que tiende a perpetuar la úlcera, así la única solución factible para corregir esto es eliminando la causa de la presión venocapilar (cuando es factible) o minimizando su impacto sobre el tejido (la elastocompresión es una buena técnica) a fin de romper el círculo vicioso y poder luego realizar procedimientos sobre el lecho ulceroso que permitan revertir el estado de isquemia relativa y favorecer la cicatrización de la herida.

Sin duda alguna es un proceso largo, doloroso y complejo pero a la larga da buenos resultados, sólo es necesario compromiso y paciencia por parte del paciente, una secuencia terapéutica adecuada por parte del equipo médico y el tiempo suficiente para permitir la cicatrización de la úlcera varicosa mediante técnicas de cuidado avanzado de heridas.

09-01-2015

Artículo Original

Ver más noticias