Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Sigue nuestro canal YouTube  
 
 
 
 
 
 

Colesterol alto aunque no coma grasas

El colesterol puede estar elevado aún cuando no se coman grasas
Con frecuencia los pacientes que acuden a consulta con niveles de colesterol elevado ven con sorpresa que el Colesterol Total supera los 200 o 250 mg/dl y exclaman con sorpresa ¿cómo va a ser? ¡yo casi no como grasa!, luego de una pausa muchos aseveran con la propiedad de un experto "debe ser un error de laboratorio"

La verdad no es ningún error, los niveles de colesterol pueden estar elevados aún sin integrar un gramo de grasa de origen animal en nuestra dieta; es un mito que una dieta baja en lípidos (grasas) prevenga la elevación del colesterol dado que el mismo tiene dos fuentes de origen en nuestro organismo Colesterol Endógeno y Colesterol Exógeno

El Colesterol Exógeno es todo aquel que ingresa al organismo con los alimentos, habitualmente en forma de grasa animal (el colesterol no se encuentra presente en grasas de origen vegetal como los aceites) mientras que el Colesterol Endógeno es aquel que fabrica nuestro propio organismo a partir de otras sustancias como los hidratos de carbono y algunos aminoácidos los cuales llegan a convertirse en Colesterol luego de ingresar a complejas cadenas metabólicas que tienen por objeto producir Colesterol dado que se trata de un factor fundamental en la composición de las membranas celulares y un elemento clave en la estructura de muchas hormonas; dada su importancia existen múltiples vías metabólicas que pueden producir colesterol en el cuerpo aún cuando el aporte de colesterol exógeno sea cero.

Existen múltiples vías que regulan la cantidad de colesterol que producimos a fin de mantenerlo en niveles normales y suficientes para que sea usado en el organismo sin embargo existen ciertas condiciones que crean un desbalance en las vías de regulación dando como resultado elevaciones del colesterol total, un ejemplo clásico es la Diabetes, enfermedad metabólica que cursa con elevación tanto de la glicemia (azúcar en la sangre) como del colesterol total, en estos casos la hipercolesterolemia (nombre técnico del colesterol elevado) es secundaria dado que existe una enfermedad o condición predisponente, cuando esto no es así la hipercolesterolemia se llama primaria y está condicionada por ciertos genes que hacen que en un momento dado de la vida del paciente los mecanismos de regulación de los niveles de colesterol dejen de funcionar y por lo tanto sus niveles se disparan; en estos casos el control dietético exclusivo es INSUFICIENTE dado que las moléculas de colesterol se estàn sintetizando dentro del propio organismo por lo que es necesario asociar medidas más efectivas como el ejercicio (que obliga al cuerpo a usar parte del colesterol como combustible y por lo tanto lo elimina) y las terapias farmacológicas que bloquean en distintos niveles la producción del colesterol.

En ocasiones los niveles de colesterol están asociados a valores elevados de Triglicéridos, en estos casos en lugar de hipercolesterolemia se habla de Dislipididemia Mixta dado que hay dos tipos de grasa elevadas en la sangre; normalmente las dislipidemias mixtas son primarias y es fundamental establecer una terapia combinada de dieta, medicamentos y ejercicios a fin de reducir el colesterol en primer lugar (dado que es el que incrementa el riesgo cardiovascular) y de manera secundaria mantener a raya los niveles de triglicéridos los cuales si bien no incrementan el riesgo cardiovascular si pueden estar asociados a complicaciones como la pancreatitis por lo que es necesario mantener su valor dentro de un rango aceptable.

En definitiva somos una fábrica de colesterol ya que lo necesitamos para múltiples funciones corporales, cuando la fábrica se desboca y produce de más hay tres estrategias que deben combinarse para lograr mantener sus niveles normales: 1- disminuir la materia prima (es decir controlar la dieta en general, no sólo las grasas), 2- quemar el colesterol sobrante (mediante ejercicios y hábitos de vida menos sedentarios) y 3- Usar medicamentos que bloqueen la producción de colesterol a través de interferencia bioquímica.

Si no se implementan las tres estrategias combinadas el control del colesterol será insuficiente con lo cual el paciente tendrá un incremento notable del riesgo cardiovascular.

12-09-2014

Artículo Original

Ver más noticias