Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Sigue nuestro canal YouTube  
 
 
 
 
 
 

Dolor nocturno en las piernas, las venas suelen ser inocentes

El dolor nocturno en las piernas no suele ser ocasionado por las várices
Un motivo de consulta frecuente en la consulta de flebología es el dolor nocturno en las piernas, en muchas ocasiones los pacientes refieren molestias de distinta intensidad en los miembros inferiores a lo largo del día pero el denominador común es la aparición de dolor súbito durante la noche (asociado o no a calambres) que llega a interrumpir el sueño de la persona afectada.

En estos casos, cuando hay várices asociadas, tanto pacientes como médicos con limitada experiencia en el manejo de enfermedad varicosa tienden a asociar casi de manera inmediata a las várices con el dolor nocturno en las piernas ... gran error, el hecho de tener várices no necesariamente indica que cualquier sintomatología dolorosa de miembros inferiores esté asociada a las mismas, en la mayoría de los casos las várices y el dolor nocturno de los miembros inferiores no están asociados y no guardan ninguna relación causa-efecto, simplemente son dos condiciones coexistiendo en el mismo paciente.

Partiendo de la fisiopatología de la enfermedad varicosa debe quedar claro que el aumento de la presión en el sistema venoso está asociado a la bipedestación, cuando nos acostamos la presión hidrostática en el sistema venoso (incluyendo las venas varicosas) cae prácticamente a cero lo cual libera a las venas de cualquier sobrecarga, no en vano la totalidad de los pacientes con patología venosa refieren mejoría notable de los síntomas cuando se acuestan o elevan las piernas; con esto en mente cabe preguntarse ¿pueden dolor las várices cuando estamos acostados?, la respuesta es un rotundo NO dado que la hiperpresión venosa no está presente cuando nos encontramos acostados, sólo en ciertos casos particulares de trombosis de una várice o celulitis asociada podría haber dolor persistente cuando el paciente se acuesta pero en el 90% de los casos cuando hay dolor nocturno las várices NO SON las responsables.

Ya habiendo exonerado al sospechoso habitual (las várices) todavía tenemos un paciente con dolor nocturno en las piernas ... ¿cómo debemos enfocarlo?

La respuesta no es fácil ni única dado que el abanico de posibilidades es tan amplio que abarca desde ácido láctico acumulado en los músculos por exceso de ejercicio o condiciones metabólicas particulares hasta hernias discales que comprimen los nervios al acostarse pasando por arterias obstruidas donde la sangre no fluye correctamente si no es ayudada por la gravedad; a veces no es una sola causa sino combinación de varias por lo que resulta indispensable un interrogatorio exhaustivo y un examen físico detallado a fin de poder generar una hipótesis diagnóstica válida para cada paciente, solicitar los estudios paraclínicos correspondientes y actuar en consecuencia.

Recordemos que várices y dolor nocturno en las piernas rara vez están asociados no importa la magnitud ni el grado de enfermedad venosa.

01-08-2014

Artículo Original

Ver más noticias