Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Sigue nuestro canal YouTube  
 
 
 
 
 
 

El dolor en las piernas al caminar ... Claudicación Intermitente

Claudicación Intermitente, Dolor en las piernas al caminar
Las causas de dolor en miembros inferiores son muchas y muy variadas pero de todos los dolores en las piernas el más temible es el de origen arterial dado que al ser consecuencia de obstrucción arterial, cuando aparece, es un signo premonitorio de potenciales desenlaces muy negativos para el paciente como puede ser la amputación de una extremidad.

El dolor de origen arterial en las piernas se caracteriza por presentarse durante la marcha, el paciente puede estar totalmente asintomático y luego de un trayecto variable de caminata comienza a presentar dolor en miembros inferiores de tal intensidad que lo incapacita para seguir caminando, ante esta situación el paciente debe detenerse hasta que sede el dolor para reanudar la marcha un poco más tarde; la caminata durará hasta que el dolor vuelva a aparecer y así se repite el ciclo.

Este patrón de dolor es conocido como Claudicación Intermitente y puede presentar distintos grados de severidad que van desde el paciente prácticamente asintomático hasta el dolor en reposo (Clasificación de Fontaine); la severidad del dolor es directamente proporcional al grado de obstrucción por lo que a mayor intensidad y frecuencia de los episodios dolorosos mayor obstrucción y, por lo tanto, mayor riesgo de amputación.

Todo paciente que se presente con dolor tipo Claudicació Intermitente debe ser sometido a un ultrasonido doppler - triplex de aorta distal, iliacas y miembros inferiores dado que los niveles de obstrucción van desde la bifurcación aórtica (Sindrome de Leriche) hasta obstrucciones segmentarias de las arterias de menor calibre de la pierna (tibial anterior); el punto de obstrucción será un condicionante clave del patrón y localización del dolor, así los pacientes con obstrucciones altas (bifurcación aórtica, arteria iliaca) tienden a quejarse de dolor a nivel de la parte alta de los muslos y los glúteos mientras que quienes sufren de obstrucción más baja (femoral, poplítea) pueden pader de dolor en la rodilla o la pantorrilla.

La caludicación intermitente puede ser unilateral o bilateral aunque generalmente hay enfermedad en ambas piernas, por ello siempre debe realizarse el doppler arterial de ambos miembros inferiores a fin de evaluar patología obstructiva en el sistema arterial de ambas piernas dado que podría darse el caso de que los síntomas aparecen en el miembro más afectado de manera más precoz dando la falsa impresión de que el miembro contralateral está sano cuando la realidad es que el paciente no logra caminar lo suficiente como para genera dolor en esa pierna.

Una vez realizado el eco doppler de miembros inferiores muchos pacientes necesitarán someterse a una AngioTAC o Angioresonancia con reconstrucción 3D; este estudio ofrece un mapa en tres dimensiones del sistema arterial lo que permite determinar los niveles de obstrucción, las características anatómicas y la morfología de las arterias; con esta información puede decidirse el mejor tratamiento para el paciente que, según severidad, localización, sexo, edad y nivel de actividad física podrá ir desde drogas vasodilatadoras hasta cirugías de reemplazo de segmentos arteriales pasando por una amplia gama de procedimientos endovasculares diseñados para tratar las estenosis (obstrucciones) segmentarias de las arterias.

El camino entre la claudicación intermitente y la amputación de una extremidad es corto por lo que todo paciente en quien se sospeche esta condición debe ser manejado de manera expedita por un profesional bien entrenado que pueda tomar decisiones terapéuticas acertadas en poco tiempo, esto será garantía de éxito en el tratamiento de la obstrucción arterial y redundará en una menor tasa de amputaciones asociadas.

09-05-2014

Artículo Original

Ver más noticias